“VERSOS DE CONSULTORES” Nadie está a salvo

El candidato con sonrisa de publicidad de dentífrico, el que no para de tirar “Buenas ondas”, el que posa con la netbook y el Black Berry para “dar ocupado” y el que twittea el nombre de cada ignoto pueblito por el que solo pasará en campaña… todos ellos son víctimas de los “Versos de consultores”. O quizás las únicas víctimas seamos nosotros.

Algún psicólogo diplomado debería explicarnos un día por qué sucede el fenómeno: Si nos sentamos en un bar con amigos coincidimos todos: el tipo que sonríe desde el spot no sabe, no puede o no quiere. Pero en algún misterioso momento elegimos creerle. Porque sonríe, o porque nos dice eso que queremos oír… es como el síndrome de la teenager: nos gusta que nos digan cosas lindas.

Ávidos de poder (o de caja y cargos) muchos políticos, seguidores de encuestas y marketineros se postulan -algunas veces- con el único propósito de llegar… (o de evitar intermediarios). Para este noble propósito existen profesionales de medios. Algunos de fama inernacional como Jaime Durán Barba o Dick Norris. Otros más modestos… más de acá.  

A ellos podemos atribuirles desde la aburrida biblioteca que secundaba a De la Rúa hasta los divertidos jardines de De Narváez,  pasando por quitas de bigotes, recambios de dentaduras completas y “mejoramientos” de bellezas femeninas.

Sin embargo, una de la mejores cosas que nos dejan los Consultores políticos son los Chamuyos: Frases como “Estamos mal pero vamos bien” o “Con fe, con fuerza con optimismo” no dicen nada, pero estratégicamente propuestas por estos verdaderos profesionales… cuestan carísimas!

Para compilar este tipo de hallazgos -y por qué no, para dejárselos a la posteridad- mi amigo y ex-compañero de estudios Matias Sejem ha inventado en Twitter el Hashtag  “#VersosdeConsultores”

Lo divertido es que en este sector de Twitter, muchos consultores destacan versos propios y ajenos, lo que por momentos lo asemeja al programa de Jorge Rial y a la vez nos permite pispear  internismos ajenos.

Útil espacio también para el ciudadano de a pie, o el gil común porque es un aviso para cuando vemos y escuchemos los próximos “versos de consultores”  porque ya se sabe: el que avisa no es traidor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s