California ya produce más marihuana que todo México. Paralelamente (casualmente?) crecen los pedidos políticos por legalizar su consumo más allá de los propósitos medicinales. Mientras tanto los carteles mexicanos operan y avanzan sobre el mayor estado de la Unión, en el que ya se libran verdaderas batallas armadas.

El año pasado los californianos estuvieron a punto de legalizar el consumo de marihuana. Fue en un plesbicito muy reñido que encendió todas las luces de alarma del otro lado de la frontera.

En México se vienen librando combates armados contra los carteles de la droga cuyas matanzas han trascendido a escala mundial lo suficiente como para deteriorar al turismo, una de las principales fuentes de ingresos de ese país.

En el “Bulldog” de Oakland, el vendedor presume de la calidad de la droga que ofrece -por ahora- meramente con propósitos medicinales: “Marijuana mexicana? nada de eso! aquí cuidamos la calidad, esta es de California”

En las montañas del Norte de California (Sierra Nevada), y en tierras públicas, están algunas de las mayores plantaciones de marihuana del mundo. Para custodiarlas los miembros de los carteles mexicanos utilizan armas de guerra como los AK-47.

La magnitud del problema (y del fuego narco) es tal que las autoridades  estadounidenses han debido crear un cuerpo de élite especial para barrer  militarmente con la actividad. Los enfrentamientos existen. Con bajas. En California. Ahora.

Pero la droga producida en California no queda totalmente en el estado: viaja también al centro y a la costa Este.

Grande fue la sorpresa de las autoridades de Atlanta, una ciudad ubicada en el estado de Georgia (este del país), al descubrir fuerte presencia del cartel mexicano “La Familia” operando en sus calles: En estos momentos se juzgan allí a 71 personas acusadas de pertenecer al cartel de Michoacán.

Según los funcionarios judiciales de Atlanta, la investigación es complicada porque a diferencia de las mafias locales en donde existen negociaciones con la policía y cooperadores (buchones), los mexicanos son muy cerrados: “Saben que si hablan su familia en México será automáticamente asesinada”

De esta manera cabe preguntarse si la legalización de la marihuana traería alguna merma en la guerra de carteles que se esparce ahora sobre los EE.UU.

¿Puede la legalización terminar con el mercado negro, la mafia de la droga?

Afirmar esto sería a mi criterio como suponer que la mafia de los estéreos no existe. Porque que yo sepa los autoestéreos nunca estuvieron prohibidos.

En estos momentos las autoridades federales intentan establecer exactamente quiénes con los cultivadores que transformaron a las tierras públicas californianas en uno de los mayores centros productores de marihuana del mundo.

Anuncios