Saltar al contenido

Día del Niño: «Cómo me armé la colección de Star Wars»

El que fue chico lo sabe; las jugueterías eran lugares mágicos, los paraísos a donde soñábamos llegar. Ignoro la cantidad, pero no fueron pocas las horas de mi vida que dejé frente a esas vidrieras imaginando cómo sería jugar con esos juguetes.

Yo no era precisamente un «chico modelo». Pero tampoco era chorro. Así que cuando ví la colección de muñequitos de Star Wars en la juguetería de la vuelta de casa, todos mis esfuerzos mentales estuvieron dedicados a ver cómo hacía para conseguirlos.

En un mes venía mi cumpleaños. Pero un mes… ERA MUCHO TIEMPO!!!

La idea me cayó del cielo. Me vino justa: me «enfermé». Me tiré en la cama acusando «dolor de cabeza». No me costó mucho porque tenía sinusitis crónica. Pero como no era de enfermarme y quedar en cama, mis parientes se asustaron.

Mi primera víctima fue mi abuela: –«querés que te compre una revista Mariano?'» (Creo que no hace falta aclarar que en mi infancia Internet, Play Station y movidas por estilo no existían. no?)

Abuela -le dije con gravedad- Acá en la juguetería venden los muñequitos de la guerra de las Galaxias, podrías traerme por ejemplo a Luke y Han Solo«

Mi abuela que era un sol, sin saber bien de qué le hablaba fue y me trajo esos muñecos con la fe del que porta un antídoto.

A la tarde llegó mi vieja y al encontrarse con la novedad se repitió escena: así llegaron C3Po y «Arturito».

Mi tía Ana era generosa, tenía plata y no tenía hijos. Con ella era más negocio pedir «muñequitos de Star Wars» y que vinieran los que vinieran…

Entre otros que ya no recuerdo, llegaron repetidos Luke y Han Solo. Otro chico se hubiese desesperado, pero yo ya había conversado al juguetero «antes de enfermarme» y habíamos quedado en que si los envoltorios estaban intactos me cambiaría los muñecos repetidos por los que yo quisiera. Así, al tiempo, llegaron Ben Kenobi y la princesa Leia.

Al día siguiente quiso visitarme mi otra abuela: la Nonna. A ella ya le había contado por teléfono lo bien que me vendría que «de camino» me trajera  Darth Vader.

Cuando llegó mi cumpleaños ya tenía a todos los personajes primcipales!

Así que tuve que pedirles a mis amigos que me regalaran soldados de la guardia imperial. De esta forma armé un pelotón parecido al del Darth Vader real.

Jugué por años con esos muñecos. Fueron de vacaciones, al club y al arenero conmigo.

Hoy el recuerdo de aquellos años de infancia es uno de los tesoros que guardo conmigo para siempre.

A todos los niños Feliz día! y a los «niños interiores» de los adultos un recontra feliz día! de otro como ellos…

Darth Vader y su soldado: sobrevivientes de la gesta, junto a Titina

marianorinaldi Ver todo

Periodista. Cronista.
Conduzco de "La Semana que Viene" programa que se emite por Radio Simphony.
También trabajo en el programa "En la trinchera" de Radio Led.
Fui Cronista de "El Exprimidor" (2002 hasta su finalización en 2019) reemplazando a Ari Paluch en la conducción en varias ocasiones.
Cronista de "El Rotativo del Aire" de Radio Rivadavia (entre 2001 y 2010).
Acreditado en Casa de Gobierno (2003/2018).
También Cronista y asesor parlamentario.
Realicé coberturas nacionales e internacionales como enviado por ejemplo al rescate de los mineros en Chile, Elecciones en España y Paraguay, Aniversario del Atentado de Atocha en Madrid entre otras cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: