El Nonno en uno de sus viajes a Italia: siempre volvió acá, a dónde sus días terminaron

Yo era chico, algo repetí quejándome de “Este país”. Entonces mi nonno calabrés, me dijo: “Pero vos no sos argentino? por qué decís “este país” en lugar de decir “Mi país”?

A veces escucho a algunos amigos quejarse, decir de Argentina: “Que no tiene el orden de acá, o el progreso de allá” o “Que le falta “población, mercados… hasta nieve!”
Cuando los escucho me acuerdo de mi nonno. Había nacido, crecido y vivido en Italia. En la segunda guerra le tocó Africa, para después volver a encontrar su país arrasado. Entonces vino a Argentina: Mi Nonna no le creía que acá comía carne casi todos los días. Tuvo que venir ella a cerciorarse.
Y cuando vino, mi Nonna, me cuenta: “No podía creer la cantidad de comida que se tiraba a la basura”
Como tantos otros paisanos llegaron a este país enorme: Argentina. Mi país.
Pasados los años, mis abuelos alternaban para volver a Italia cada dos o tres años a visitar sus pueblos y parientes. Una vez, en plena década de los 80´s cuando muchos emigraban para Europa un vecino le preguntó a mi Nonna: “Doña Angela… y por qué no aprovecha y se queda por Italia?”
Mi abuela sin dejar de sonreir le dijo en su cocoliche: “Porque la Italia es hermosa… pero como Argentina para vivir non hay”
Yo amo a mi patria, de criollos, de asado, mate y paisajes hermosos por los cuatro puntos cardinales. Mi país abierto -por constitución-  a todos los hombres de buena fe del mundo. Mi país de la escuela y los hospitales públicos,  de la gente solidaria.
Mi país con todas sus carencias y todo el trabajo que tiene por hacerse. Y que espera por nosotros para hacerlo.
Por eso cuando los escucho quejarse de “este país” su país: “Que no tiene el orden de acá, o el progreso de allá” dando por sentado que todo lo bueno que tiene Argentina “tiene que estar” y como si todos los demás lo tuvieran pienso sin desearle el mal a nadie por qué no verán a Argentina con ojos de inmigrante?

Anuncios