La arena no está caliente: la chica que se retuerce sobre ella busca poses eróticas para sus nuevos clientes: los lectores de Playboy.

Cansada de la rutina parlamentaria, esta abogada “filtró” un video porno (que no deja nada a la imaginación) en el que aparece con un muchacho importante.

El revuelo fue mayúsculo, sobre todo en el parlamento brasilero, en donde si bien su jefe la despidió, otros muchos senadores quisieron contactarla

 

Anuncios