La TV está cambiando en el mundo: de hecho, la forma en que la vemos ya no es igual. La “TV on Demand” crece a pasos agigantados. Ya los chicos miran mas su computadora que “la tele”. Dentro de pocos años nuestros descendientes se reirán de saber que existían unos 40 canales en los que uno hacía zapping y tenía que ver “lo que le pasaban” 

capusottoEn una nota reciente Capusotto se quejaba: “A nosotros nos ve todo el mundo, pero nunca pasamos los 3 puntos”. Las dos cosas son ciertas… cómo podría ser posible?

Un intento de respuesta podría ser que en realidad, de lo que se lamenta Capusotto no es de la cantidad de gente que lo mira (que es efectivamente muchísima) sino de los criterios absoletos con los que se sigue midiendo al público, es decir, al “negocio”.

Estar en un canal cuyo techo de audiencia es bajísimo no significa que al producto de Capusotto lo vea poca gente: como se ve en la foto de arriba, sus clips pueden superar (sin pubicidades especiales) el millón de vistas en youtube.

Este canal de videos en streaming sin duda merece un artículo aparte de “El fin de la TV como la cconocimos” pero les dejo una sola inquietud: si el programa de Capusotto en el 7 tiene poca gente, la publicidad que allí facturan será proporcionalmente baja. Pero si en cambio, al mismo producto, lo miran más de un millón de personas en youtube… quién se quedará con la facturación publicitaria del anuncio que nos ponen antes del video solicitado? (como dije, tema de un próximo artículo)

Vanguardista como pocas, alguien que entendió el cambio de plataformas como nadie fue Cris Morena: su programa “Aliados”, se lanzó en el revolucionario formato de ficción concebido bajo el concepto multiplataforma.

aliados-el-emotivo-regreso-cris-morena-la-tv

Como los ratings de la TV abierta no eran los históricos para un programa de este tipo, la “crítica estancada” consideró un error de Cris Morena salir a “autocompetirse” al aire y por internet… qué pasó entonces?

A un mes de haberse estrenado y con los primeros 8 capítulos emitidos logró cifras sorprendentes: la web www.telefe.com/aliados tuvo más de 6 millones de visitas y 29 millones de páginas vistas. Los webisodios con una duración promedio de 7 minutos han logrado un tiempo de visualización del 95%.

Quizás el de aliados sea un caso testigo de cómo todos los programas de ficción perdieron audiencia en la TV de aire a manos de las múltiples plataformas existentes. (la diferencia es que “Aliados” tenía su propia plataforma para explotar la totalidad del producto)

El fin de la TV como la conocimos implica que mucho contenido “basura” o pasatista (al estilo “Doman-Evelyn”) está condenado a una muerte justiciera en la inmediatez del aire de TV. En cambio, los contenidos de calidad ya están buscando (y encontrando) otras vías alternativas de comercialización: packs de BlueRay, Netflix u otras plataformas en demand que se multiplican.

Un ejemplo en este sentido es el ciclo “Los Simuladores” que, pese a haber cumplido 10 años de emitido y a las múltiples repeticiones a los que lo sometió Telefé, ha sido recientemente incorporado por Netflix con suceso acorde a su calidad.

A propósito de “las plataformas on demand que se multiplican” Netflix, un líder mundial con su “all inclusive” por 8 dólares y su “mes de prueba gratis” ha abierto un mercado internacional. En EE.UU. le ha salido a competir el viejo y conocido “BlockBuster” (que ya no te cobra penalidades por demorar en devolver una peli ; ) y acá en Argentina “telefonica on line” o “Cablevisión” ya tienen alternativas.

house-of-cards-kevin-spacey

A propósito de Netflix (otro que merece un capítulo aparte) estamos ante un momento histórico:

mañana se entregan los premios Emmy y por primera vez en la historia, entre los “tanques” como “Game of thrones”, “Homeland” o “Breaking Bad” se ha colado “House of cards” es decir… una serie que solo se difunde por internet vía el streaming de Netflix!

El streaming es el canal de difusión de contenidos del presente/futuro: mientras redes como Cablevisión requieren del tendido de coaxil que lo limitan a ciertas áreas “por donde pasa el cable” y que además precisa un mantenimiento constante, sistemas como Netlix solo requieren internet para ser vistos en cuanquier parte del globo… y además se ven con más calidad en HD!!!

Pero no se trata solo del “fin de los videoclubes”: también se consiguen ya  membresías a sistemas de “ex-cable” en EE.UU. por streaming. En casa tengo dos sistemas distintos desde donde puedo ver los canales de cable que ven los norteamericanos. No creo que pase mucho antes de que haya “cables mundiales” (Via streaming”  con “canales a la carta”, por una tarifa plana…)

Desde este punto de vista, da cosita verla a nuestra presidenta diciendo “Paka paka para todos” o peleando por que ciertos canales sean incluídos de prepo en la grilla de cierta empresa oligopolica…

Lo verdaderamente revolucionario es/será la “Banda ancha para todos”

Lo demás, cartón pintado

 
Anuncios