SavedPicture-20131120211739.jpg

Me sorprendió al llegar a Plaza de Mayo la cantidad de gente que había pugnando por entrar a Casa de Gobierno. Siempre hay, pero Hoy había más.
Ni bien entré, me enteré de que todos Los patios de la casa (de las Palmeras, Malvinas, del aljibe y de Los patriotas) estarían copados por militancia.
Comprendí entonces que el acto de asunción de ministros pasaba a Segundo Plano: el tema del día era la vuelta de Ella.
Verla llegar en auto, coda rara ordenada por Los médicos, constatar que el luto ya no es total y su  pollera era plateada…
La fórmula de asunción de ministros es super protocolar y no prevé palabras a cargo de la presidenta, por eso estaba todo dispuesto para un acto inmediatamente después de la ceremonia.
Grande fue mi sorpresa cuando inmediatamente después de las juras la presidenta salió del Salón Blanco rumbo a Palmeras. Quedé en medio: a mi izquierda Capitanich, ya jefe de Gabinete, respondía preguntas a colegas. A mi derecha Cristina hacía un discurso a jóvenes militantes Como si nada hubiese pasado.
Podría decir “la casa está en orden”, pero no quiero ser mufa

Anuncios