19760325_thumbCuando yo era chico la fecha no se conmemoraba.

Unos años después, en los “early 90´s” un Lanata de centro izquierda publicaba una brillante   editorial en su “Página12” haciéndonos notar cómo la fecha se nos pasaba inadvertida… en plena democracia!

No fue sino hasta los 20 años, cuando en 1996 la gente se juntó en Plaza de Mayo para conmemorar y repudiar el inicio de la dictadura.

No era casualidad: ya la política neoliberal  del menemismo había entregado sus espejitos de colores y empezaban a aparecer alarmantes índices de desempleo y recesión, presagios del 2001 y sus cacerolas y saqueos.

Época del perdón de prepo, del “no se puede hacer nada”, del “Cosa juzgada”, obediencia, debida, punto final e indulto.

Hoy las cosas han cambiado: ya ni siquiera es más el “Golpe Militar” a secas. Hoy sabemos positivamente que fue el “Golpe Cívico-Militar” porque los militares siempre obedecen órdenes. De eso viven.

“Ya aprendimos que la justicia solo se hace en el corazón” intentaba consolarnos un derrotado Leon Gieco con buena intención y mal tino.

La justicia llega tarde, pero llega. Incluso, tengo esperanza de que alguna vez traspase los ámbitos castrenses para de una buena vez incomodar a los poderosos, a los fuertes, a los intocables: a los que casi ni sus rostros conocemos: los que impartieron las órdenes a los militares.

Hasta ese día, que ojalá caiga en 24 de marzo. Que sea Justicia.

Anuncios