El Presidente en Córdoba, María Eugenia Vidal en Bahía Blanca y algunos hechos aislados más: los principales referentes del PRO empezaron a sufrir escraches y todo en coincidencia con la citación judicial de CFK… Casualidad?

Una alta dosis de militancia K (como pude advertirse en el discurso de la chica del video) y quién sabe cuánto de descontento por los aumentos de gente no tan politizada… este sería el combo de lo que recientemente comenzó a golpear a los referentes más importantes del PRO y que amenaza con modificar sus estrategias comunicacionales.

“Macri fue hoy a Quilmes a bancar a Martiniano Molina” -dice un militante K a las puertas de Comodoro Py- “Está angustiado, quiere renunciar”. Según este quilmeño kirchnerista, el intendente no entiende por qué le gritan insultos: “Dice que él nunca robó nada, pero no entiende que ahora está en política” remata el militante.

No es un hecho aislado: lo que dicen que le pasa a Martiniano le viene pasando a sus jefes políticos. Especialmente desde que Cristina fue convocada a los estrados de Bonadío.

Hace una semana, el Presidente Macri fue insultado y empujado por una mujer.

Fue el pasado martes, durante su visita a Córdoba para anunciar inversiones de la  FIAT y participar del Foro de Intendentes Radicales: El Presidente hizo parar en Rio Ceballos a la caravana de vehículos oficiales que lo trasladaba para acercarse a saludar a un grupo de vecinos. En esa situación tan particular, una mujer se filtró entre su custodia  y lo empujó al tiempo que lo insultaba.

Lamentablemente el hecho parece haber dejado mella en Macri y su entorno: los periodistas acreditados en Casa de Gobierno se quejaban ayer de que un acto anunciado en San Martin tuvo características muy distintivas: “No nos dijeron la dirección hasta un rato antes y cuando llegamos, no nos dejaron ingresar”- cuenta uno de los colegas que estuvo en el conurbano- “Nunca nos había pasado a los acreditados de quedarnos afuera de un acto presidencial, solo lo trasmitía “la Corte” (sistema oficial de TV).

El colega agrega “Se manejaron tan mal que nos dejaron lejos, pero justo en el lugar dónde pudimos ver cómo un grupo de vecinos lo insultaba”.

Algo también le pasó a la Gobernadora Vidal en Bahía Blanca (video arriba) con una joven en silla de ruedas que interrumpió un acto para enrostrarle “pagarle a los buitres con el hambre del pueblo”.

La pregunta de oro es: se trata de una nueva directiva de la militancia kirchnerista “en resistencia”?

Se trata de gente descontenta a partir de las medidas económicas y con la marcha del gobierno?

O es una combinación de ambas cosas?.

Mientras tanto del otro lado se produce un fenómeno inverso: el aparato peronista convierte una citación judicial en el “regreso con gloria” de Cristina.

Claro: ella difícilmente sea escrachada ya que se mueve en lugares previamente preparados, acondicionados con partidarios  y rodeada de una guardia pretoriana integrada por componentes de “La Campora”…

Qué harán los dirigentes del PRO ante este nuevo paradigma más confrontativo?

Parecen estar dándose cuenta de que “se acabó lo que se daba” y cierta libertad de movimientos ya no será tan factible.

Anuncios