image

Mientras la policía investiga cómo y por qué fue asesinado Alejandro Scarzella, comerciante de Hurlingham, los responsables de las grúas explicaron cómo pudieron remolcar a un auto cuyo propietario iba muerto en su interior.
Según los playeros de Garay y Bernardo de Irigoyen “se dieron una serie de circunstancias”.
En primer término el auto de la víctima estaba estacionado frente al departamento de “Documentación” en Paseo Colón y Humberto Primo, lugar de donde tenía que ser levantado.
Pero según los playeros el factor determinante fue el polarizado de los vidrios: “Era demasiado oscuro”.
Según los responsables de las gúas, tanto al momento de ser levantado, como cuando fue dejado en el playón de estacionamiento, la luz no era buena.
No fue sino hasta que salió el sol, que empezaron a percatarse de la presencia entre el asiento trasero y el baúl de algo que parecía ser primero una campera y acabó siendo la víctima.

Anuncios