En lo personal no me gustaba la idea de reanimar a Minguito: no porque Rodríguez no pudiese hacerlo con gran calidad y respetuosamente, sino por pensar que el personaje estaba de gira con Altavista. Sin embargo no estoy tan chicato como para no ceder a mi prejuicio ante este monólogo tan claramente dirigido a todos nosotros.

Le cabe además a Minguito / Rodriguez una virtud, algo que solo la sensibilidad de un artista puede registrar y comunicar: este monólogo  no fue dicho “con el díario del lunes”, sino que fue pronunciado el domingo, horas antes del partido y su desenlance…

Comparto entonces!

Anuncios