Cada vez que un pibe que marchó de buena fe por la desaparición de Maldonado defiende a un agitador, los services hacen un brindis

Un colega titula “Hoy indagan a las personas que fueron detenidas en la marcha por Santiago Maldonado”. Para mí no es así, es diferente. A mí me parece más apropiado titular “Hoy indagan a las personas que fueron detenidas POR DISTURBIOS TRAS la marcha por Santiago Maldonado”.  Parece lo mismo, pero es MUY DIFERENTE.

El primer título sugiere que las detenciones se produjeron durante la marcha y que fueron reprimidos por marchar, es decir dos falsedades.

Quién envió agitadores lo planeó exactamente así: Quería que hoy estemos hablando de la represión y no de la marcha, y en definitiva, no de Santiago Maldonado.

Lo paradójico es que por nuestra historia, “pesada carga” los pibes que marcharon de buena fe por la desaparición de personas se sienten enemigos naturales de esa infantería de cascos, palos y escudos y pisan el palito de ponerse del lado de un grupúsculo de agitadores que nada tiene de espontáneo y fue enviado con éxito a empiojarles el reclamo y robarles las tapas de los diarios.

Por qué se permite en las marchas políticas, a las que van familias, ciudadanos con nombre y apellido a exigir sus derechos y exteriorizar sus reclamos la presencia de encapuchados? Quién los necesita? Cuál es su justificación formal?

Tenemos una historia reciente muy dura. No podemos permitirnos a estos tipos. Tampoco al gordo cobarde de la infantería grabado pegándole una patada en la espalda a una chica que sacaba fotos. (Ya lo separaron las autoridades?)

Esto no es 1974. Ya no está la triple A. En el llano hay de todo, pero la Justicia, la Ley, tiene que estar del lado de los ciudadanos. No podemos corrernos de la escena para que un grupúsculo de encapuchados mandados se apropie del final de cada marcha por la aparición de Santiago Maldonado (Congreso, La Plata, El Bolsón, Plaza de Mayo).

Los antidemocráticos tienen que ocultarse. Por eso tienen un problema con su rostro: deben ocultarlo. Unos se pintan la cara, otros se la tapan. Los ciudadanos a cara lavada no podemos dejar otra vez que los violentos nos roben la historia: ellos también viene por nuestra democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s