Debido a un lamentable episodio (el robo del que fuese víctima en su casa de San Isidro) tuvimos que entrevistar esta mañana al premio Nobel de la paz argentino, Adolfo Perez Esquivel. La ocasión sirvió para recordar una vieja situación de los años de plomo.

Encuentro habitualmente a Pérez Esquivel en muchas marchas, sin embargo hacía décadas que no lo encontraba por San isidro.

En mi infancia tenía una librería en la esquina, un negocio fundamental para todo chico en edad escolar. En mi caso esa librería estaba sobre la calle Martín y Omar en la entrada a los tribunales viejos. Se llamaba “El gato léido” y mi librero era un señor de lentes cuyo apellido por entonces ignoraba.

Un mediodía como tantos llegué del colegio y almorzaba mirando la TV.

Una noticia me sorprendió: Le habían dado un premio nobel a un argentino y no era Borges… era el librero de la esquina! mi librero!

Me acerqué a la pantalla buscando la ratificación: si no era él, era un gemelo… era igual!

Le dije a mi abuela que estaba en la cocina: “Abuela!  el librero de la esquina se ganó el premio Nobel”

Como era lógico, mi abuela no me creyó y respondió: “Seguí comiendo, Mariano”

Pero al salir a la tarde para volver al colegio nos encontramos con el barrio revolucionado: todos los vecinos estaban en la esquina saludando a Pérez Esquivel.

Corrí al teléfono a avisarle al mundo que mi librero se había ganado el premio Nobel. Por la noche, cuando mi vieja regresaba del trabajo, quiso pasar a saludarlo. La frase nunca la olvidé y muchos años después comprendería la ironía que encerró ese momento.

pe2

Mi mamá, dándole la mano y con su mejor intención le dijo: “Yo no sé por qué fue, pero si te dieron un premio Nobel… ALGO HABRÁS HECHO!”

Para el recuerdo, solamente agregar que el premio le cayó muy mal a los milicos que en un principio simularon que Perez Esquivel en realidad no era argentino. Además ocultaban el motivo de dicho premio… es que era por su militancia por los Derechos Humanos y en 1980, en Argentina… DE ESO NO SE HABLABA!

Perez Esquivel recibe el Nobel de la Paz

 

 

Anuncios