Cambió #LaGrieta: ya no es política, ahora es económica.

Atrás quedaron los tiempos en que Cristinistas y Macristas sostenían batallas políticas dialécticas en torno a una Argentina bipolar: ahora la discusión está planteada respecto de la cuestión económica. De un lado ven al país despegando entre indicadores macroeconómicos positivos. Del otro, ven la profundización de la caída de las clases baja y media, cuyo poder adquisitivo parece mermar cada día más.

img_1520

Dos amigos chatean. Uno, que vive afuera se alegra: “Se están vendiendo más autos que nunca, repuntó notablemente la construcción y han caído las cifras del desempleo”

El otro, que vive en el conurbano retruca: “No creas que va todo bien, acá las cosas no paran de subir: los peajes, el gas, la luz, las prepagas… los alimentos! Cada día duele más ir a hacer las compras. Ya hay cosas que no las podemos comprar más”

Entonces el primero vuelve a la carga: “Yo hablo con gente de todo el país y me cuentan de rutas y obras que nunca se hacían y ahora se están haciendo, Buenos Aires no es toda argentina!”

“Puede ser” responde el bonaerense “pero yo acá veo cómo no tengo una familia conocida en donde alguien no haya perdido el trabajo o no se esté quejando de cómo le bajó el laburo y de lo caro que está todo: seguimos pagando los mismos impuestos pero ya sin los subsidios”

Cuál miente? Cuál tiene razón? Cuál está equivocado?

Probablemente, un observador neutral a la grieta encontraría válidas las dos posiciones con una explicación lógica: Una vez más nos estamos refiriendo a “las dos Argentinas”. En este sentido, cada uno dice la verdad de su parte de país e ignora a la otra parte, es decir: lo que vienen haciendo los dirigentes en el poder desde hace casi dos décadas.

Sería de obtusos negar que obras de infraestructura postergadas al fin se están realizando, así como también el repunte de algunos sectores importantes como la construcción (aunque por ahora mayormente movilizada por la obra pública anteriormente citada) y la industria automotriz cuyas ventas presentan números record.

img_1527

Pero también sería necio negar la situación acuciante que vive en el presente la clase media del AMBA (base electoral del macrismo) al punto tal de que una indispensable referente de CAMBIEMOS como lo es Elisa Carrió haya salido a decir públicamente que “Le diría basta al Gobierno. La clase media hoy está apretada, no alcanza y deben comprender que las clases medias son las que hacen grande este país. Por eso me opongo al aumento de tarifas”

Para la diputada la clave es la falta de “gradualismo” y en sentido consideró que Macri “puede ir más despacio”  con la normalización de tarifas y quita de subsidios.

Miro con esperanza la posibilidad de un gobierno que empiece a observar a la Argentina como unidad, atendiendo en simultáneo a todos los niveles de la pirámide social.

Hasta entonces iremos saltando de “grieta en grieta”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s