A quién creerle?

Me dí cuenta desde un principio que iba a ser dificil para mí cubrir el caso de las amigas: Conocí al Solange Grabenheimer y a Lucila Frend. Las tuve de alumnas. También conocí a sus amigas, padres y hermanos.

Trabajé de preceptor en un Colegio de Las Lomas de San Isidro mientras estudiaba periodismo. Allí conocí a las dos: “Luli ” muy introvertida, callada, casi incapaz de alzar la voz. No recuerdo haberle llamado la atención por algo jamás. Solange un poco más extrovertida, la “voz” del dúo. Funcionaban como un tádem dentro de su grupo.

Cuando la noticia estalló en 2007 me sorprendió mucho, porque la asesinada era una persona conocida y -quizás más- porque la imputada era “Luli Frend” una alumna casi perfecta, una persona amable.

Esta mañana fue como un Flashback para mí en Tribunales de San Isidro. Me reencontré con una amiga de Luli que, venía a darle apoyo a otra, cuyo testimonio tiene cierta importancia porque compartió unos días con ellas la semana previa al asesinato de Sol.

La amiga me dice: “Vos sabés como es Luli…” Es cierto, parece imposible que ella asesine a su amiga a puñaladas y tenga la suficiente claridad para además no dejar rastros…

Pero entonces aparece en mi cabeza Patricia, la mamá de Sol que me dice “Es el peor perfil, cuando explota un psicótico así no tiene límites”

La familia de Solange está convencida de que Lucila es la asesina. Marcos, el hermano de Sol me dice “Yo al principio tampoco creía que la asesina pudiese ser Lucila, pero cuando la investigación fue girando en torno a ella me convencí… Si vos fueras acusado de asesinar a tu mejor amigo y no tenés nada que ver… Qué hacés? te borrás como hizo ella? O hablás con la familia de tu amigo y le gritás al mundo que sos inocente?”

Entonces desde el entorno de Lucila me dicen:”Algo estaba mal con el papá de Sol” (un hombre del que recuerdo que iba al colegio en una Ferrari. Tiene un negocio de polarizado de vidrios en la calle Warnes). Tras la muerte de la abuela de Solange, se habían empezado a poner propiedades a su nombre, algo que aparentemente incomodaba a Sol que apenas tenía 21 años.

“Para nosotros -me dice alguien cercano a Luli -es muy importante la figura del padre de Sol” y me sugieren que el hombre teníal al menos 3 restricciones de hogaresde otras ex-parejas.

Es complicado: cada uno parece tener sus razones. A mí me resulta imposible creer que  Solange esté muerta y me parece muy difícil que Lucila sea una asesina.

Mis colegas coinciden en pensar que no será fácil conseguir pruebas para una perpetua contra Lucila Frend. La palabra la tienen los peritos, para ver si como dice la madre de la víctima, nadie entró a la casa de las chicas y el asesinato se produjo cerca de la una de la madrugada, aunque Lucila Frend insista en que ella se fue a las 7, con su amiga durmiendo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s