Nos alegra mucho ver que la salud de la presidenta mejora. Y creemos firmemente que -por la importancia de su investidura- debe ser tratada en los mejores centros médicos disponibles. Lástima que “las ideas no se correspondan con los actos” como advertía Cazuza en “el tiempo no para”. Por cierto: sería genial que nuestra salud pública tuviese el nivel del FLENI o la Fundación Favaloro… “lo demás es puro cuento”, como dice Cristina

Anuncios