Ya el Presidente no es hotelero, por esa razón, con un poco de criterio se tuvo en cuenta a los cuentapropistas y a todo el resto de las industrias que no son turísticas y que tenían mismo nivel de gastos y carga impositiva con cada vez menos días de trabajo.

Párrafo aparte para el doble discurso de los que se quejan de la situación del país y protestan cuando les tocan un par de feriados de la lista infinita que tenemos.

Anuncios