Se trata de una fábrica de aerosoles que comenzó a arder a las 2 de la mañana. Los vecinos hablan distintas expresiones y el piso está sembrado de tubitos de aerosol. Sobre nuestras cabezas una inmensa nube tóxica que produce malestar en la garganta. Trabajan 25 dotaciones de bomberos y no hay heridos

Anuncios