Después de la tormenta

Tras el repudio internacional a la separación de niños de sus padres migrantes, una medida que recordaba a los peores horrores del siglo XX, y después de la corrección del presidente Trump emitiendo una orden ejecutiva para impedirla, el tema de la migración quedó en el ojo de la tormenta.

El repudio internacional llegó fuerte: incluso algunos presidentes latinoamericanos que no confunden alineamiento con alcahuetería, se pronunciaron contra la medida.

img_3525

En los Estados Unidos, las reacciones a la medida fronteriza sobrepasaron a la comunidad latina llegando incluso hasta casa blanca, en donde un periodista acreditado protagomizó esta escena con la vocera de prensa de la WH.

En la Argentina, como es habitual, los temas internacionales resbalan. Y este horror del que habla hoy el mundo no fue la excepción: recordemos entonces de qué se trató el escándalo de las “baby jails”

Básicamente digamos que una ONG obtuvo grabaciones de audio e imágenes de lo que estaba sucediendo desde el mes pasado en centros de detención de inmigrantes ilegales de Texas, en donde niños pequeños eran separados de sus padres con la excusa de que debían enfrentar causas en tribunales. Trascendieron incluso las burlas de un agente de migración que ante el llanto de los bebés bromeaba diciendo: “Necesitan un director de orquesta”.

Como sucede habitualmente, estas imágenes y esos audios cuya sola escucha te dejan la piel de gallina y te amargan el resto del día, se viralizaron y los efectos alcanzaron el nivel de escándalo internacional con la condena de mandatarios y líderes mundiales.

Sin embargo, las condenas no solo llegaron del resto del mundo y de la comunidad latina: también se reabrió la grieta entre los republicanos acerca de cómo enfrentar la problemática fronteriza.

Si bien Trump firmó ayer una orden ejecutiva para cesar con las deparaciones, funcionarios de la administración admiten en privado que no tienen un plan claro de cómo reunir a los más de 2.300 niños separados de sus familias en la frontera.

Aunque quizás, el enemigo duerma en casa, ya que la propia Melania Trump se pronunció en contra de las separaciones de familias.

Los congresitas republicanos quieren calmar la crisis abierta por el presidente sin embargo varios de ellos han sido abiertamente críticos con el presidente, quien a su vez les ha devuelto la pelota pidiéndoles que aprueben una ley adecuada cuanto antes.

Si bien la presión llegó de todas partes, es muy posible que hayan sido los propios republicanos quienes torcieron la mano del presidente: Fue el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, quien anunció que todos los 51 senadores republicanos apoyaban una propuesta de ley para “mantener unidas” a familias de inmigrantes indocumentados tras ser detenidas en suelo estadounidense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s