En Barcelona se puede: desde hoy no funcionan Uber ni Cabify.

A diferencia de lo que sucedió en Buenos Aires, donde las autoridades decían en un principio haber judicializado el caso sin poder hacer mucho más, a partir de hoy los taxistas catalanes respiran aliviados: consideran que ya no tendrán “competencia desleal”. Fiel a su estilo agresivo en el mundo, Uber se despidió con un mensaje…